sábado, 19 de febrero de 2011

Cuando cae la noche I-Ascensión

Hubo un tiempo en que la visión de una sola gota de sangre bastaba para generarnos aprensión.
Hubo un tiempo en que el Mal sonreía con colmillos blancos y afilados.
Hubo un tiempo en que la oscuridad nos hacía sentir vulnerables e inseguros.
Esta novela va a recordarte de nuevo todo eso que has olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario