viernes, 18 de febrero de 2011

"El nombre del viento" es MacGuffin

Probablemente no todo el mundo (todo el mundo que lee este blog, claro, un selecto club ;-) entienda la referencia del título. Un MacGuffin es una cosa, un elemento, un algo más o menos sin determinar que empuja a los personajes a avanzar en la trama de una novela, una película... Esa es su única relevancia, y a veces su auténtica naturaleza no se revela jamás, pero sin ese detonante, sin esa excusa, la historia no avanza (y generalmente ni siquiera arranca).

En este caso, la búsqueda del nombre del viento es lo que empuja a Kvothe, el prota, a convertirse en... Bueno, la verdad es que cuando terminamos las 872 páginas seguimos sin saberlo.


Al lío: aparte de lo anterior, tengo un problema con esta novela, y ni siquiera me lo ha creado su autor, Patrick Rothfuss, sino su equipo de mercadotecnia (sí, esta palabra existe, lo juro). Casi desde que salió al mercado se la comparó con "El Señor de los Anillos" o "Canción de hielo y fuego", y las comparaciones son odiosas, sobre todo cuando sales perdiendo. Estoy seguro de que Patrick no es tan arrogante como para equipararse a Tolkien (de Martin no voy a decir nada porque le va a pasar, si no le ha pasado ya, como a la proverbial gallina de los huevos), porque las diferencias son tan abismales como las Minas de Moria. Es como comparar un cometa con una galaxia: el primero está bien, brilla, disfrutamos con su estela, pero se nos olvida en seguida. Una galaxia... en fin, siempre sabemos que está ahí, y siempre nos parece maravillosa.

Con esto no quiero decir que "El nombre del viento" no me haya gustado, sencillamente es que me he quedado igual que si no la hubiera leído. Es entretenida, hay una mezcla entre fantasía clásica y modernez bastante novedosa (a veces me recuerda un poco a las novelas de Terry Pratchett de Mundodisco), aunque no sé si es producto del original o de la traducción, y tiene la cantidad justa de elementos fantásticos, lo que puede atraer también a los lectores que reniegan de elfos, dragones y demás parafernalia fantasiosa. Además, la narración es muy ágil, el vocabulario sencillo y el ritmo bastante bueno. Entonces, ¿por qué no me ha conquistado? Pues, desgraciadamente, por un elemento fundamental: el protagonista.

Kvothe me parece el repelente niño Vicente. Tan brillante, tan hábil, tan encantador, tan mono... es insufrible. No puedo evitar pensar que el autor tuvo problemas en el cole por ser el listo de la clase y lo ha reflejado en su novela, lo cual está muy bien, seguro que es una terapia fantástica, pero... sencillamente no me resulta simpático. (Modo irónico on): Pero, oh, no tiene dinero, qué desgracia, es pobre pero trabaja para pagarse las clases en la universidad nocturna y perseguir su sueño... (modo irónico off). Por no mencionar que la historia de chico diferente que acaba convirtiéndose en héroe ya está un poco trillada, desde el Gavilán de Terramar de Ursula K. Leguin hasta el Ender de Orson Scott Card, o Luke Skywalker, qué coño. Y todas estas me parecen bastante mejores que la de Kvothe.

En fin, seguramente las expectativas que tenía se han visto frustradas y por eso esta crítica está resultando algo dura. Supongo que la clave está en lo que hayas leído antes de "El nombre del viento". Si ya conoces todas las lecturas que he mencionado esta novela te hará pasar un rato agradable sin más (que no es poco, la verdad). Si no, es muy posible que te parezca fantástica, fresca y divertida, y te abra las puertas a un "archivo" lleno de obras mágicas donde escapar un rato. O dos, tal y como está el percal por esta realidad nuestra.

Trama: **
Emotividad: **
Lenguaje: **

4 comentarios:

  1. Yo lo leí el mes pasado y la verdad es que sí me encantó, estoy deseando continuar la historia. No lo leí esperando encontrar lo mismo que en ningun otro libro. Y desde luego no le veo ninguna similitud a El señor de los anillos ni a Canción de hielo y fuego, son libros muy diferentes desde mi punto de vista.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo en que son incomparables esta y "El Señor..." o "Canción...", por eso me ha molestado que me la vendieran citando también esas obras.
    Y si te ha gustado "El nombre del viento" te recomiendo, al menos, "Un mago de Terramar". Es cortito y se lee rápido. Creo que te encantará.

    ResponderEliminar
  3. No leí "El nombre del viento" aún. Me dicen que es larguísimo! Vale la pena en serio?

    Llegué al blog por el tema del Macguffin, que lo encuentro fascinante. Hitchcock nos ha dejado muchísimas cosas, una de ellas fue el Macguffin como técnica narrativa, una de las excusas argumentales más comunes del cine y la literatura.

    Justamente también armé una nota en mi blog al respecto.
    Te invito a leerla y comentarla qué te parece:

    http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/08/tecnicas-narrativas-i-el-macguffin-en.html


    También, si querés podés seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano


    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!

    Luciano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luciano, a mí no me gustó este libro, pero para gustos los colores.
      Compartimos la afición a Hitchcock, una pena que ya apenas se hagan pelis como las suyas.
      Un abrazo y nos leemos.

      Eliminar