martes, 24 de mayo de 2011

"Piratas del Caribe" me marean sin misterios

No, no me ha gustado, tal y como presagia mi título. Empezaré diciendo que se me hizo laaaaaarga (son más de dos horas), y siempre defiendo que una película de acción que se hace larga es mala. A "Piratas del Caribe en mareas misteriosas" le sobran unos veinte minutos de metraje, que son los dedicados (más o menos) a una de las subtramas más forzadas y mal resueltas del cine que yo recuerdo. Pero vayamos al detalle...

La cinta empieza con una de esas fugas a las que tan acostumbrado nos tiene el capitán Jack Sparrow, genial personaje creado y encarnado por Johnny Depp que, no obstante y debido a que ya son cuatro películas, cansa. Cansa porque es tan intenso y aspaventero que verle y escucharle una y otra vez agota más que dos horas de aerobic. Quizá la saga debería informar de que el visionado de dos de sus pelis seguidas puede provocar ataques de epilepsia, igual que algunos videojuegos, debido al continuo y rápido sin parar del protagonista.


Poco después aparecerá el mayor atractivo del film, que es Penélope Cruz, primero porque está muy guapa y segundo y sobre todo porque su personaje recordará a los seguidores de Conan (el bárbaro cimmerio de Robert E. Howard, cuya nueva peli ya se anuncia) a la pirata Bêlit, Reina de la Costa Negra: morena, seductora, descarada y aguerrida.

Así pues, resulta que es ese personaje y no el temible Edward Teach, Barbanegra (correctamente interpretado por Ian McShane) el gran acierto de esta nueva entrega, porque este villano que lo tenía todo para sobrecoger y fascinar al espectador es devorado vivo por otro villano, más veterano y más malo: el capitán Barbossa de Geofrey Rush, álter-ego a la altura del de Johnny Depp que, gracias a su papel secundario, cansa menos que el protagonista. Barbossa se come vivo a Barbanegra, un antagonista de opereta, cruel de una manera absurda, débil, cobarde... En fin, es posible que al ser una película producida por Disney hayan rebajado la villanía de Teach para que pueda ser apta para todos los públicos. Una lástima.

Sobre la dirección diré que tampoco me ha gustado: Rob Marshall (director de "Chicago" o "Memorias de una geisha") no está a la altura de Gore Verbinsky, director de las tres anteriores. Cierto que el guión es un desastre (ahora lo abordaré), pero es que la mayoría de la película transcurre de noche o en parajes oscuros, con lo que muchas veces el espectador tiene que esforzarse por ver algo. Además, todos los duelos de espada están rodados con planos cortos, por lo que ni se aprecian ni se disfrutan. Para rematar el resultado final, los efectos especiales de los que hacían gala las tres películas anteriores no lucen en esta última (siempre que veo una peli de este tipo con muchas escenas oscuras desconfío de los FX). Luego comprobé que, efectivamente, mientras en las dirigidas por Verbinsky los efectos corrían a cargo de la ILM (la mejor compañía de efectos que hay, creada a raíz de Star Wars), "En mareas misteriosas" se ocupan otras.

Y por fin, el guión. En cualquier película el guión es fundamental, no importa el género, porque toda película cuenta una historia. Si es mala o tiene lagunas o incongruencias graves el espectador que no se haya dejado el cerebro en casa (el cine de evasión no es excusa para dejárselo) lo notará. La historia principal de "Piratasdel Caribe IV" no es mala, pero se ve enturbiada por un par de estupideces que sobran y una subtrama metida con calzador: la de la sirena. Voy a intentar no destripar nada, sino poner sobre aviso a quienes aún no la han visto y hacer recordar a quienes sí la han sufrido.

-Un pirata malvado y temido no castiga a un solo hombre.
-En el problema de la pierna de Barbossa había una solución mucho menos traumática.
-Un cerdo disparado no corre.
-Un barco que se balancea está más visto que el tebeo.
-Una sirena maltratada no tiene por qué estar agradecida.

Detallitos en los que vale la pena fijarse:

-Óscar Jaenada, que sale poco pero tiene la mejor frase de toda la película.
-Al final de los títulos de crédito, como en las entregas anteriores, hay una escenita que promete más de lo mismo.

En fin, que yo la recomiendo sólo a los fans de Jack Sparrow y a los más chavales, que la disfrutarán mucho. Al resto... casi mejor que se gasten el dinero en un par de cervezas en su taberna favorita cantando aquello de "Ron, ron, ron, la botella de ron".

2 comentarios:

  1. Me gusta por ser una película entretenida , http://j.mp/jm1IHX aunque más de lo mismo, más efectos y menos historia, no esta mal para un domingo sin plan. Lo mejor Penélope Cruz, y el personaje de Deep cada vez más exagerado

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo, Raúl, aunque yo hubiera preferido gastarme la pasta en otra cosa...

    ResponderEliminar