viernes, 20 de mayo de 2011

¿Y ahora qué hago con mi manuscrito?

No tenía en mente escribir sobre las opciones que tiene un escritor novel una vez concluye su manuscrito (entiéndase que ya ha sido revisado, corregido y leído por terceras personas) porque creía que todos los que llevamos un tiempo en ese mundillo de aspiraciones literarias sabemos ya, a fuerza de golpearnos con obstáculos varios, qué opciones existen y cómo debemos valorarlas. Pero claro, cuando uno se mira tanto el ombligo como los escritores (entre los que me incluyo), suele olvidarse de los demás. Por ejemplo, de todos aquellos que surgen año tras año con las mismas aspiraciones (y afortunadamente en este país son muchos) y que, lógicamente, todavía no han tenido tiempo de investigar los caminos que pueden tomar con su queridísimo manuscrito bajo el brazo. Si eres de estos últimos ya te adelanto que escribir "fin" en la última página no es, ni mucho menos, el final de tu labor (si lo que quieres es verlo publicado, claro está). Ármate de paciencia y perseverancia porque comienza una travesía larga y, muchas veces, ingrata.

0.- Registrar la obra. Este proceso es sencillo y barato (en España son unos 20 euros) y te protegerá ante prácticas indeseables. Recomiendo esta opción porque, cuando uno empieza en lo que sea suele estar en inferioridad de condiciones. En la pecera literaria eres el pez más pequeño, así que no está de más protegerse todo lo posible. No tiene por qué pasar nada malo, y estarás rodeado de peces respetables, pero por si hubiera alguna piraña...

1.- Acudir a las editoriales. Esta suele ser la primera opción y, seguramente, la más ingenua de todas. Nuestro manuscrito es maravilloso, le da mil vueltas a la última novela de Perick Of'the Pallots editada por Trujarillo, ¿cómo no van a querer publicar la mía? Bien, esto es perfectamente posible, pero resulta que la obra de Perick se adapta al milímetro a la línea editorial de Trujarillo, así que lo primero que hay que hacer es buscar las editoriales a las que mejor encaje nuestro manuscrito. Si es de ciencia-ficción no podemos enviarla a una editorial de poesía o de ensayo, porque lo descartarán nada más leer la primera línea. Yo recomiendo ir a una librería (si es de confianza mejor) o investigar por Internet las editoriales y sus catálogos.

Una vez sepamos cuáles son más afines al tipo de obra que hemos escrito hay que conseguir las direcciones de los responsables de recibir manuscritos. Puede ser el mail, el teléfono o la dirección física; si tenemos un nombre mejor que mejor. A continuación habría que escribir una carta-tipo (con el encabezado personalizado, eso sí, cuidado con cortar y pegar lo mismo para el de la editorial Trujarillo y para el de Amarula) donde nos presentaremos, comentando brevemente nuestra experiencia profesional relevante en el terreno literario y explicando el motivo de nuestra carta. A continuación podemos resumir nuestra obra (nada de enviarla completa) y podemos añadir por qué creemos que la editorial debería interesarse en publicarla. Hay que tener en cuenta que, antes de que el manuscrito se venda en las librerías y centros comerciales tenemos que vendérsela a la editorial. A ti tu obra te resulta fascinante; tienes que hacérsela igual de fascinante al editor. Ten en cuenta que las editoriales reciben cientos (hasta miles) de manuscritos cada año y, aunque muchas disponen de equipos de lectores/críticos que los valoran y separan el grano de la paja, es imposible que puedan valorar adecuadamente todo lo que les llega. Por tanto, muchas veces ni siquiera darán ese paso. Es el primer filtro que vamos a encontrar; si quieres pasarlo procura que la persona encargada de recibir obras inéditas se sienta lo suficientemente atraída por la tuya como para querer leerla.

Si todo ha salido bien la editorial o editoriales se pondrán en contacto contigo para pedirte el manuscrito completo. Generalmente tendrás que enviarlo físicamente, y esta es otra de las razones por las que no debes enviarlo de buenas a primeras saltándote los pasos de la prospección y la carta: uno o dos envíos no son caros, pero diez, veinte, treinta, etc. pueden salir por un pico (calcula cinco euros por cada uno en España) y si ni siquiera van a leerlo has perdido tiempo y dinero.

Ahora toca tener paciencia. Un proceso de valoración puede llevar entre tres y seis meses. Al final volverán a contactar para darte una mala noticia o una buenísima. Si es la primera no suelen proporcionar un informe de lectura (a veces sí, y es muy recomendable leerlo con atención porque se aprende mucho), y posiblemente descubrirás si de verdad te gusta escribir o sólo es un capricho. Si te gusta seguirás haciéndolo a pesar de la negativa editorial. Si te dan la buena noticia, enhorabuena, comienza otro proceso, pero eso ya es otra historia.

2.- Presentarse a concursos. Como en el caso anterior deberás hacer una prospección, ya que existen muchísimos concursos de todo tipo y hay que presentarse a los que interesan, que vuelven a ser los que encajan con nuestro tipo de obra. En este mismo blog tienes un enlace a concursos cortesía de escritores.org. Mi primer consejo es que leas bien las bases para asegurarte de que las cumples y de que te interesa. Vigila que no incluye cláusulas leoninas, como la de quedarse con los derechos, independientemente de que ganes el concurso o no (juro que he visto algunos que hacían esto, increíble). Y, desde luego, no esperes que te devuelvan el manuscrito o que te digan qué les ha parecido.

Mi segundo consejo es que, si tienes un presupuesto limitado, te presentes a los concursos "modestos". No esperes ganar el Planeta y dar un pelotazo; a pesar de lo que pueda parecer, la literatura no es el mejor terreno para este tipo de "frutos". Ganar un premio, por pequeño que sea, luce bien en el currículo y facilitará que las editoriales (incluso medios de comunicación y, claro está, lectores) te hagan algo de caso. Casi todos los concursos implican la publicación de la obra ganadora. No desprecies que el premio económico sean 600 euros. Es más, si lo que pretendes es hacerte rico te recomiendo que busques otra ocupación; los escritores somos "gente de mal vivir" por algo.

3.- Buscar un agente literario. Sinceramente, y por experiencia personal, esta es la opción que menos me gusta. No me avergüenza reconocer que en su día escribí a un puñado de agentes y que la gran mayoría ni siquiera me contestó. Los que sí lo hicieron se limitaron a decirme que estaban muy ocupados y no tenían tiempo para atenderme. Quizá tú tengas más suerte. En cuanto a los pasos a seguir, son muy similares a los de buscar editorial, así que también acarrea trabajo. Siento no poder aportar más.

En cualquiera de los casos, como en el resto de profesiones y oficios, ayuda mucho tener un "padrino" (ya sabes el dicho, si no tienes uno no te casas): un contacto, un amigo o un familiar ya dentro del mundo editorial que pueda abrir alguna puerta o saltarse un paso. Esto no garantiza que te conviertas en best seller, pero servirá, como poco, para obtener información, feedback, de tu esfuerzo. Insisto en la importancia de tener muy en cuenta esas opiniones. Los profesionales del mundo literario son profesionales por algo; saben infinitamente más que tú (y que yo) de lo que puede venderse y lo que no, aunque alguna vez se hayan equivocado publicando un fiasco o dejado pasar un éxito. Escúchales, valora sus consejos y recomendaciones sobre tu obra y luego piensa si te compensa aplicarlas o no. Esto también es otra historia.

Por último: es dificilísimo que te publiquen. En España hay unas 40.000 personas escribiendo de manera amateur, digamos. Está bien pensar que ninguno de ellos escribe tan bien como tú, pero no cuentes con ello. La competencia es enorme y, además, quienes valoran las obras son personas con sus propias opiniones, formación, gustos... Tu manuscrito de misterio puede ser maravilloso, pero a lo mejor cae en las manos de alguien que detesta ese subgénero. Hay muchísimos factores que pueden frenar en seco la trayectoria de tu obra. Siendo sincero, te diría que es prácticamente imposible que te la vayan a publicar.

¿Pero qué mejor que un escritor para enfrentarse a lo imposible?

6 comentarios:

  1. Buena entrada, algo pesimista pero por desgracia real. Me ha gustado lo de los agentes. Te has olvidado de la autopublicación y de los llamados servicios para escritores. ¿Cuándo nos comentas como se enfrenta un autor en solitario al mercado? ¿O eso son conversaciones de alcoba? ;) Chao!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Dulce. No, no he olvidado las fórmulas que comentas, pero primero quería tratar las opciones sin coste para el autor.
    En la segunda parte escribiré sobre la autoedición y la co-edición, y algo contaré sobre mi caso (como bien dices, hay cosas que deben quedar en la intimidad).

    ResponderEliminar
  3. Muy buen articulo. Hay muchas personas con un don increible para las letras pero no saben que hacer con ese material y simplemente se queda a "dormir el sueño de los justos". Me parece bien esta oferta de consejos y posibilidades para los escritores

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Editorial, coincido completamente contigo en que hay mucha gente con mucho talento, y entre los filtros y que algunos no saben ni siquiera cómo enfrentarse a ellos nos perdemos obras fantásticas. Aparte, no hay dinero (ni mercado) para publicarlo todo. Creo que el ebook puede ayudar a que se publique más y con menor coste, por lo que muchas joyas saldrían a la luz. Veremos.

    ResponderEliminar
  5. SALUDOS, ME HA SERVIDO DE MUCHO TODO LO LEIDO, PARA MI QUE ESCRIBO Y ESCRIBO DESDE LOS 13 AÑOS, QUE NUNCA HE PUBLICADO NADA, EXCEPTO PARA "USO INTERNO" (SE ENTIENDE MIS FAMILIARES Y AMIGOS) PERO QUE UN DIA TE DAS CUENTA DE QUE TE PIDEN QUE PUBLIQUES SIN SABER QUE HACER, HE VISTO Y HE LEIDO UNA PAUTA A SEGUIR.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro, Estanislao, y me alegro más de que te quieran publicar. Asegúrate de saber quién corre con los gastos, quién se queda con los derechos, si se hará una corrección, cómo se hará la distribución, la promoción y la venta de ejemplares.

    ResponderEliminar