lunes, 4 de julio de 2011

"Transformers 3", o por qué un director merece la muerte

Tras un merecido descanso estival retomo el blog con fuerzas renovadas... que desaparecieron después de ver en el cine "Transformers 3, el lado oscuro de la Luna".

Que conste que fui por voluntad propia, animado por un tráiler espectacular (visto también en cine) en el que unos impresionantes robotejos destrozaban un rascacielos. Es muy posible que me tildes de imbécil ingenuo ahora mismo, pero confieso que sentía curiosidad por ver si ya se ha logrado ese punto de perfección técnica que permite hacer pasar lo imaginario por auténtico sin que quepa la menor duda. Estoy seguro de que recuerdas las numerosas imágenes de los atentados del 11-S: el World Trade Center quebrarse por la mitad y derrumbarse, de verdad, en mitad de la ciudad más universal del mundo. El tráiler de marras me recordó esas imágenes; parecía real. Así que fui a verla, animado también por el recuerdo de la primera película, que me entretuvo bastante. Entiéndase: de pequeño iba al circo a ver a los payasos; ahora iba al cine a ver robots gigantes repartirse estopa. Mi evolución ha sido notable.


El caso es que fui a verla, lo que podría demostrar por qué no hace falta un buen guión para lograr uno de esos fenómenos tan característicamente veraniegos como son los blockbusters, los taquillazos cinematográficos. Basta con mostrar espectacularidad explosiva; ¿a quién cojones le importa que la trama esté bien hilvanada y tenga sentido? Las imágenes y el sonido aturden de tal manera que matan el cerebro nada más empezar. El fallo se produce cuando no consiguen matarlo. Y como el mío no murió voy a intentar que no cometas el mismo error que cometí yo al ir a ver este bodrio infumable de "película".

Si has visto las anteriores esto es más de lo mismo: coches, pibones y armas, lo que me ha llevado a creer que en realidad quien está detrás de la saga es el Ejército de los EE.UU. de Norteamérica, que pretende conseguir alistamientos en masa. El mensaje subliminal de la peli es: si vienes con el Tío Sam tendrás pibas como esta, conducirás autos como estos y dispararás armas como estas. No importa que seas un histriónico insoportable incapaz de encontrar un trabajo decente: el Tío Sam te aceptará igual.

Bien, el guión es como un colador y hace aguas por todas partes, especialmente en la última mitad de la cinta, cuando los humanos entran en Chicago para reconquistarla y frustrar el plan de los malvados decepticons. A partir de ahí, el tono más o menos gamberro (a pesar del supuesto motivo real que impulsó la carrera espacial) es sustituido por uno de apocalíptica trascendencia que, sencillamente, no puede tomarse en serio. Hasta ese momento me estaba riendo con las situaciones familiares de Sam Witwicki, el personaje de John Turturro (creo que es lo mejor de toda la saga) y el revisionismo histórico de la llegada a la Luna. También aprovechaba para recrearme la vista con la sustituta de la calentorra de Meggan Fox, recordatorio de otra calentorra de mi adolescencia, Samantha.

Pero, seguramente como irónico castigo por ir a verla, la segunda parte de la película con la escena que describía al principio cae encima de la primera y lo reduce todo a escombros. Efectos especiales sin razón de ser, sin sustento real, aplastan historia y personajes (reales) por igual. A Michael Bay (director de otros filmes imborrables como "La isla" o "Dos policías rebeldes") le da igual lo que cuente mientras haya explosiones, misiles, aviones, gente que cae de las alturas y actrices esculturales que aguantan el tirón con la boca entreabierta y la raya del ojo perfecta. La dirección es una mierda, el guión ni siquiera puede llamarse así y los actores virtuales son más creíbles que los de verdad (ojito con esto porque puede ser el principio del fin). Eso sí, la producción es acojonante. ¿Alguna vez te han regalado algo que era infinitamente más feo que la caja que lo envolvía? Pues esto es lo mismo.

Así que te aconsejo que no cometas el mismo error que yo y te gastes el dinero de la entrada en otra película, en unas cervezas con sus correspondientes tapas, en ir a un museo o en comprarte un libro (si es el mío todavía te sobrará pasta para acompañarlo con un bloody mary, por ejemplo). Si no te he convencido ve a verla sin tu cerebro; así tampoco serás capaz de recordar cuánto te ha costado la entrada.

Que si no tiene nada bueno... pues algo sí tiene: que es la última (Dios mediante).

2 comentarios:

  1. Ahora cualquiera con un blog se cree un crítico y empieza a decir lo primero que se le viene a la cabeza...

    Es ciencia ficción... que va de robots que se dan de ostias... qué más quieres en la trama? Si quieres ver una película con una buena trama comprate las pelis de El Padrino o el Ciudadano Kane... pero no pidas más de una peli así, está perfecta tal y como está y para lo que es.

    ResponderEliminar
  2. En realidad no creo que haga falta ni siquiera un blog para ser un crítico, sino que basta con opinar de manera argumentada sobre algo. El valor que se le otorgue al crítico ya depende de cada uno.

    También creo que es un error decir que la falta de trama (o que esté mal contada) es una de las características de las pelis de ciencia-ficción. Títulos como "Origen", "Matrix", "Terminator", la saga original de "Star Wars" o "2001", por citar unas pocas, demuestran lo contrario: guiones sólidos y bien rodados.

    Yo he creído ver errores graves en el de este "Transformers" (ojo que destripo cosas), como que Sentinel Prime, gran líder de los autobots, no use el arma definitiva que ha creado para ganar la guerra (desde cualquiera de los bandos). O que si ha desertado para unirse a los decepticons, sean éstos quienes derriban su nave.

    Ya en Chicago no entiendo que diferentes grupos de las Fuerzas Armadas vayan encontrándose como quien se topa con el vecino al comprar el pan, que un agente retirado acabe mandando más que la propia Directora de la Agencia Nacional de Inteligencia, que un gusano gigante parta un edificio por la mitad para acabar con un grupo de humanos en vez de acribillarlos desde fuera, que el "doctor macizo" sea un villano de opereta (de los de soy malo porque me gusta ser malo), o que dos transformers canijos sean capaces de derribar la meganave decepticon del carajo de la vela.

    Habría más, pero eran peccata minuta... cosas que paso por alto en una peli de ciencia-ficción, como las explosiones en el espacio y tal.

    Ah, y desde hace tiempo tengo en mi videoteca "El Padrino" y "Ciudadano Kane", son muy buenas. También tengo la primera de "Transformers", que me gustó.

    ResponderEliminar