martes, 27 de septiembre de 2011

"A dance with dragons"-"Un baile con dragones"... pero de los lentos

No, la quinta entrega de la saga "Canción de hielo y fuego" de George R. R. Martin aún no ha sido publicada en Español o Castellano (como prefieras llamarlo). Pero haber trabajado como traductor de inglés tiene ciertas ventajas, así que decidí leerlo en su idioma original, cuyo título tal vez se traduzca de una forma menos literal, como "Bailando con dragones", que la verdad es que me gusta más; pero eso ya es otro tema.


El caso es que no envidio al traductor (seguramente traductora, Cristina Macía, la de las entregas anteriores). Hace meses hice una entrada en la que hablaba de mi opinión sobre esta obra y de por qué creo que se está alargando mucho más de lo debido. Ya comenté que el cuarto volumen me pareció el chicle que te has tomado hace dos horas, que sólo vale para estirarlo y que carece completamente de sabor. Este "Baile con dragones" me ha resultado casi más de lo mismo, y digo casi porque esta vez sí vuelven los personajes importantes, o quizá sería más correcto hablar de personajes originales, aquellos que ya aparecían en el primer libro, "Juego de tronos", y con los que ya hemos cometido el error de encariñarnos, por feos, bastardos, discapacitados, insignificantes o manipuladores que sean. Vuelven Tyrion (por cierto, Emmy para su intérprete, Peter Dinklage, en la serie de TV), Jon, Bran, Arya y Cersei junto a algunos otros que tampoco sabíamos (o recordábamos) dónde se habían quedado en esta epopeya detallista hasta la náusea.

Esa es mi principal queja de "A dance with dragons": demasiada información irrelevante. Demasiadas descripciones de los banquetes, de los estandartes, de las vestimentas, de los parajes, de los rostros... La novela tiene 1.036 páginas sin contar los anexos, así que es muy probable que en nuestro idioma supere las 1.100, y también he comentado que me cuestan mucho las historias taaaan largas. Martin escribe muy bien, tiene mucha fuerza, pero la pierde toda cuando obliga al lector a leer mil anécdotas intrascendentes antes de dar el golpe de efecto o, sencillamente, de contar realmente qué ocurre con los personajes y la trama. Leer esta quinta entrega es un auténtico esfuerzo que a mí ni siquiera me ha compensado. Martin abusa del suspense generado y tarda mucho en resolverlo (cuando lo hace), esperando enganchar al lector página tras página. Es como si nuestra abuelita nos hubiera repetido aquello de "¿Para quién es este caramelito?" durante dos horas antes de dárnoslo; al final prefieres conseguir el caramelito de otra forma.

Sin destripar nada diré que he leído muy pocos momentos que justifiquen tanta paja (el primero lo encontré pasada la página 730), pero es que, además, no se concentra en ellos. Para mí es incomprensible que el autor dedique líneas y líneas al árbol genealógico de una casa menor y de sus cuitas con otra casa vecina, pero no me detalle los acontecimientos clave o me deje su conclusión nuevamente suspendida. No puede seguir tomo tras tomo sin resolver situaciones con la intención de dejarlo todo para el final.

Yo ya creo que el verdadero “mérito” de R.R. Martin es mostrar lo peor de la naturaleza humana con dureza diamantina. Los monstruos más terribles de "A dance with dragons" (y de la saga en general), no son los dragones, ni los huargos, ni los caminantes blancos: somos nosotros, armados con lanzas, espadas y mentiras. Si en su historia hubiera fusiles, aviones y carros de combate Martin sería un presentador del telediario de las tres, no un novelista.


Me comentaba un amigo que el escritor había dicho que tenía una especie de miedo escénico a escribir el final de la saga porque no quería decepcionar a los fans, pero debería haberse preocupado de no decepcionarlos antes, porque ahora puede que ni siquiera queramos leerlo. Si eres un/a seguidor/a incondicional te gustará "Un baile con dragones", seguro. Pero si eres de los que ya ha tenido dificultades para acabar los tres primeros tal vez prefieras que te hagan un resumen del 4º y de este 5º. Es más, Martin también ha dicho que la serie de TV no seguirá la trama de los libros a partir del 3º, "Tormenta de espadas". ¿Será porque nadie vería una temporada protagonizada por secundarios?

Y termino con mi apuesta sobre el final de "Canción de hielo y fuego": el invierno más terrible de las últimas décadas se abate sobre los Siete Reinos escoltando a los Otros que han rebasado el Muro y a su Guardia, pero Daenerys y sus dragones logran derrotarlos. Veo a Jon Nieve por ahí, no sé muy bien por qué, y a Bran. Quizá habría que ir preparando una porra...

Trama: ***
Emotividad: **
Lenguaje: **

8 comentarios:

  1. Jon Nieve probablemente será el hijo perdido de Lyana Stark y Rhaegar Targaryen, y una de las tres cabezas del dragón de la profecía.

    Siempre hay una profecía.

    ResponderEliminar
  2. Hmmmm... no sé, no sé. Si mal no recuerdo Jon se quemó cuando el ataque de los Otros, y un Targaryen en condiciones no debería quemarse, ¿o sí? (Vyseris no cuenta ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu crítica, hacía días que iba buscando una... Me has dejado chafado, compadre. Tanto tiempo esperando el libro y resulta que es más paja tipo cuarto libro que acción tipo tercero.

    Maldigo el dia en que Martin decidió pasar de 5 a 7 libros. Si se ha de alargar se alarga, pero alargar por alargar es tontería.

    ¡¡Con el buen recuerdo que guardo de los 3 primeros!!

    Espero que no tengan que pasar 5 años más para leer "Winds of Winter". El colmo de los colmos sería que el autor la palmara antes de concluír su obra. Está mayor ya.

    ResponderEliminar
  4. Lo irónico es que es él mismo el que ha organizado un follón de padre y muy señor mío al alargar su propia obra en dos libros más. Dicen que la avaricia rompe el saco... ya veremos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no sé que pensar sobre el 5º, porque hasta el 4º decidí leerlos todos, pero este último ha sido horroroso, personajes nuevos que no pintan ni aportan... se pierden los que verdaderamente le dan vida al libro.

    Esperaré más comentarios sobre Baile de Dragones para decidirme

    ResponderEliminar
  6. En ese sentido el 5º es mejor que el 4º, pero creo que la ralentización de las tramas es tal que, sinceramente, me he cabreado con el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este quinto libre, sin Theon Greyjoy ni ser Barristan Selmy, sería muy triste. Y eso, por no hablar del final de la novela.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pero tú tienes claro el final? Porque hay un tufillo a "no está muerto, solo muy malherido..."

    ResponderEliminar