lunes, 14 de noviembre de 2011

Mis pájaros cumplen un año

El título lo dice todo: gracias al buen alpiste, algunos mimos y la jaula abierta, mis pájaros cabeciles han cumplido un añito; el tiempo pasa volando, como ellos. Doce meses con 92 entradas y 15.000 visitas, que no sé si es mucho o poco, sólo sé que lo lee alguien más aparte de un servidor.


Hace un año empecé este proyecto con dos objetivos: dar a conocer mi obra y compartir las ideas y las experiencias que he aprendido escribiéndola. Con el paso de los días fue cobrando más peso el segundo, porque he podido ver que hay muchísima gente con muchas cosas que contar y que quería saber cómo podía hacerlo. A algunos les habrán sido útiles las entradas que he escrito aquí, a otros no; pero creo que, al menos, a todos les habrá dado que pensar. Y esa es la clave: no se trata de hacer caso a los consejos (que poco me gustan, pero qué inevitables son) o a las ideas que yo o cualquiera podamos lanzar desde un púlpito, sino de considerarlas y, al hacerlo, sopesarlas y encontrar otras. Lo bueno y lo malo de mis pájaros es que llaman a otros, y al final tienes una bandada de cabrones picándote en el cerebro día y noche. Pero prefiero sus trinos y gorjeos (y también graznidos, la verdad) al terrorífico y paralizante ruido de estática.

Aquí van a seguir, gracias en buena parte, a esas visitas entre las que se cuenta la tuya. Gracias.

2 comentarios:

  1. Felicidades ^^

    La verdad es que acabo de descubrirte. ¿Eso vale? xD

    Fuera coñas. Repasando tus consejos constructivos, me parece un lugar interesante donde pasar el rato y conocer de primera mano el duro camino del escritor.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja, claro que vale, bienvenido y gracias por los halagos. Nos leemos.

    ResponderEliminar