viernes, 16 de diciembre de 2011

Si quieres un ISBN prepara la cartera

Desde el pasado 12 de diciembre la Agencia española del ISBN cobra por sus servicios de asignación y catalogación de este DNI de los libros que los identifican inequívocamente en cualquier parte del mundo, algo que resulta necesario para saber, como mínimo, cuántos se venden.


Ante esta noticia, ignorada por la mayoría de los medios de comunicación generalistas, podemos unirnos al coro histérico de voces que chillan que esto es un ataque a la cultura y al autor independiente (autoeditado), o podemos adoptar un enfoque más sereno y, sobre todo, más racional. Porque vamos a ver, el ISBN no hace falta para todo: si no tienes intención de vender el libro no lo necesitas; tampoco lo necesitas si sólo vas a venderlo a través de un único canal (por ejemplo, de Amazon); y si sacamos a relucir nuestra consabida picaresca, entonces casi puede decirse que no te hace falta ISBN para nada (ya te apañarás tú con los diferentes libreros).

Ahora pongámonos un ratito en la piel del ente Agencia ISBN. Tiene razón al señalar que las agencias homónimas de muchos países europeos cobran por sus gestiones al respecto; y también tiene razón en que el recorte en los presupuestos por la omnipresente crisis la ha dejado tocada y casi hundida. Pero yo añadiría otra razón: el despegue de las plataformas de autoedición (Bubok, Lulú, Amazon) podría multiplicar, si no lo ha hecho ya, el número de libros disponibles en el mercado. Yo imagino que esto implica un aumento de la carga de trabajo del personal asignado a la agencia con respecto a los años en que no resultaba tan sencillo, y como todo cuesta dinero y hay que seguir metiendo isebenes, pues hay que cobrar.

Las tarifas no son muy elevadas, y no creo que a una editorial cualquiera le suponga la quiebra. Y en cuanto a los autores/editores... Vale, 45 euros pican un poco, ¿pero eso es malo? Quiero decir: en mi entrada anterior comentaba los aspectos negativos de editarse las propias obras si se tiene la ambición de convertirse en escritor profesional. Quizá esos 45 euros inviten a considerar más cuidadosamente si se quiere dar ese paso: el de publicar al margen de la vía tradicional.

1 comentario:

  1. Atención, putada gorda: hay que pagar un ISBN por cada tipo de archivo diferente que quieras dar a tu obra en ebook. Por ejemplo: si va a comercializarse como ePub y como PDF te tocará pagar dos ISBN. ¡Qué cierto es eso de que la cultura va a sacarnos de la crisis! (vamos a llenar las arcas del Estado).

    ResponderEliminar