jueves, 29 de marzo de 2012

"Gloriana o la reina insatisfecha", premiada con justicia

Tenía ganas de leer este libro desde hace muchísimos años, cuando supe de Michael Moorcock y descubrí, tarde, que sus novelas más premiadas no eran las de su saga de Elric de Melniboné (curiosotas y ya), sino obras individuales que no conseguía encontrar en español por ningún sitio. Pero hace unos meses veo que Marlow, sello editorial de Edhasa, está publicando por fin esas obras, así que las compro y las devoro. Por ese lado, gracias. Ahora bien, cabe la posibilidad de que, sabiendo que eran novelas muy buscadas, hayan descuidado su edición en español pensando que a los lectores les iba a dar igual. Es aún más probable que la única consideración al respecto haya sido: "Vamos a sacarlas del modo más económico posible y punto".


El resultado es una traducción mediocre a cargo de Pedro Manuel Manzano, rematada por una revisión a vista de pájaro o directamente inexistente que cambia el nombre de los personajes de cuando en cuando, convierte todos los adjetivos en epítetos (total, los ingleses siempre los ponen antes del nombre), convierte "decimosegundo" en "doceavo" (ay, pupa), descuida los false friends (otra vez "deception" como "decepción") y siembra erratas alegremente. Si el libro fuera barato, pues vale, pero es que son veinte euros del ala por 570 páginas envueltas en tapa blanda... Más pupa, otra vez.

Así que la cal va para la editorial, que debería cuidar más los aspectos del producto en los que tiene algo que decir. La arena va para aquellos en los que ni pincha ni corta: la obra en sí, que me ha encantado. Con esta "Gloriana o la reina insatisfecha", Moorcock logró los premios World Fantasy y John W. Campbell Memorial, que no son precisamente moco de pavo, y creo que los merece. 

La historia transcurre en una especie de Imperio Británico de uno de esos universos alternativos a los que es tan aficionado, donde la reina ha logrado el sosiego de sus territorios, pero no de su cuerpo que, tal y como adelanta el título, no consigue satisfacer. Con ese punto de partida, el narrador cuenta cómo ambas situaciones pueden verse alteradas por una serie de incidentes y personajes maravillosamente descritos. Yo diría que es como si William Shakespeare hubiera escrito "Juego de tronos": intrigas palaciegas, traiciones, sensualidad, personajes poderosos (tanto masculinos como femeninos), diálogos y reflexiones brillantes, un lenguaje colorido y riquísimo... Creo que pasada la mitad del libro todo decae un poco, quizá porque hay una serie de maniobras argumentales tras bambalinas que Moorcock decide no contar, no sé si porque no quiso o porque no supo. El caso es que hay momentos en los que suceden cosas sin que sepamos cómo ni por qué, lo que produce esa sensación de "esto pasa porque al autor le ha dado la gana" tan perjudicial para la suspensión de la incredulidad.

Mi otro "pero" a la novela se debe a una alteración del final a manos del propio autor a causa de una serie de críticas (y, al parecer, de un desgraciado incidente) que no sé a ciencia cierta a qué versiones afectó. El caso es que Moorcock escribió un desenlace alternativo al original, políticamente más correcto pero, a mi juicio, menos apropiado al tono de la obra y a los roles de sus personajes. Esto me llamó mucho la atención porque la novela no es precisamente benévola con la política en general (ni con la particular de Gran Bretaña en que se inspira el de la novela), por lo que vi una doble moral más propia de yanquilandia que de nuestros vecinos del norte. Total, que vi reabierto un debate que ya traté en una entrada anterior y que creía tener zanjado en mi mente. Afortunadamente, hace nada he vuelto a reafirmar mi postura.

Concluyo: "Gloriana o la reina insatisfecha" es una novela imprescindible para l@s aficionad@s al subgénero fantástico adulto (y recomendable para aficionados a la lectura en general). Una verdadera gozada de leer para los amantes del lenguaje, con una trama que da para mucho más de lo que pudiera pensarse en un principio, y con unos personajes verosímiles y magníficos.

Trama: ****
Emotividad: ***
Lenguaje: ****

No hay comentarios:

Publicar un comentario