sábado, 21 de julio de 2012

"El caballero oscuro: la leyenda renace"; un cóctel desmedido de simbolismo, política y cómic

Creo que tengo el mismo problema que Chris Nolan cuando se puso a escribir su "El Caballero oscuro: la leyenda renace": quiero contar muchas cosas y tengo poco espacio. Si lo meto todo corro el riesgo de aburrir o cansar al personal, aunque habrá quien agradezca mi afán enciclopédico. Sin embargo, en el caso de Nolan, no se trata de hacer referencias a todas y cada una de las obras maestras de los cómics de Batman, sino a su intención de dotar de profundidad política y moral a un relato que no lo necesita. Este es, en mi modestísima opinión, el gran fallo de esta gran película de Batman.


Uno de los grandes aciertos de la primera parte de esta trilogía es que Nolan encontró el equilibrio entre la ingenuidad propia de los cómics y la profundidad de una novela. La trama era relativamente sencilla, y la grandeza la ponían los personajes, sus orígenes y motivaciones. Pero ya en la segunda, el guionista y director  empezó a cambiar las tornas, añadiendo una complejidad a la trama que se le fue de las manos en algunos momentos (lo de las bombas y los barcos con civiles y presos como lección de moral fue un desastre). En la tercera ese fallo se eleva a la enésima potencia, y en su telaraña terrorismo-crisis-revolución-liberación, Batman acaba siendo una mosca con armadura; se pierde en una inmensidad que despista y abruma también al espectador. Me pregunto si no habrá sido culpa de todos los que dijeron que aquella segunda parte fue una obra maestra (que no lo es) y por eso ha intentado clonarla, pero a lo bestia.

Como siempre, soy muy duro con los errores, pero eso no significa que no me haya gustado la peli. De hecho, he disfrutado bastante, de principio a fin, en gran parte por ese afán de Nolan de meter el universo del personaje en la película, porque no me puedo creer que todo haya salido de su cabeza y que los parecidos con cómics clásicos hayan sido casualidades. Hay cosas del "Año uno" y "El regreso del señor de la noche" de Frank Miller, de "The cult", de Jim Starlin y hasta de "Kingdom come" de Mark Waid, por no hablar de cierta escena mítica que todos esperábamos y que, efectivamente, sale. Dos horas y cuarenta minutos dan para mucho, aunque no para condensar con buen ritmo política y cómic.


En cuanto a los actores, paso a comentarlos uno a uno, tras comentar que he visto la peli doblada, y que siendo un firme defensor del doblaje que se hace en nuestro país, esta vez me he llevado algún chasco.

-Christian Bale no aporta nada nuevo a lo que ya le hemos visto hacer en las dos entregas anteriores; quizá exagere algo más la faceta dramática, demasiado, a mi entender. Gana mucho más cuando hace de chulo o cuando se pone la máscara.
-Gary Oldman sigue tan pasado como siempre, más aún por culpa del doblaje. Cada vez estoy más convencido de que este hombre no tiene registros neutros: va del bajo al alto sin pasar por en medio. Si hubiera un regulador de intensidad se lo bajaría dos o tres puntos.
-Morgan Freeman hace de Morgan Freeman y le pagan por ello, pero sus años le ha costado.
-Tom Hardy impone bastante como Bane, la verdad, pero necesito verlo en versión original para olvidarme de esa mezcla de Darth Vader y mr. Crujidor de Danet que le pone el doblador. 
-Anne Hathaway me ha sorprendido gratamente como Catwoman, porque pensé que era demasiado mona y achuchable para estar convincente. Pero está genial, un poco peor cuando le toca repartir estopa.
-Michael Caine es sencillamente el puto amo. Si en la película Bane es el cerebro y Batman el bajo vientre, Alfred es el corazón. Es el único que ha conseguido emocionarme, y el cabrón lo consigue con una simple mirada y un gesto. Otro al que quiero oír en versión original.
-Joseph Gordon-Levitt tiene un papel jodido porque su personaje es una especie de puente entre los demás, pero absolutamente desconocido en los cómics (más o menos). Me pregunto si su acto final justifica toda su existencia en la película.

Mi conclusión es que "Batman: la leyenda renace" gustará a los seguidores del personaje y decepcionará a todos los demás, menos a los más culturetas, que se empalmarán viendo (y analizando) las evidentes connotaciones político-morales de una peli que, al final, se ponga Nolan como se ponga, es una peli de superhéroes que visten mallas y saltan tejados. Si la complicas demasiado te la cargas. Menos mal que el final es épico como pocos.

3 comentarios:

  1. Pues sí, en inglés original mejora...

    ResponderEliminar
  2. Lo intenté dos veces con 'El Caballero Oscuro' y me dormí. Debía de estar cansado. Un aviso: no soy un loco de los comics ni de sus adaptaciones cinematográficas. Pero lo reconozco, con 'La Leyenda Renace' me lo he pasado fenomenal a pesar, o gracias a, de su larga duración. Espectacular, entretenida, con diálogos chispeantes dignos del mejor cine negro y un Batman más admirable por cuanto más vulnerable parece. Christopher Nolan ha hecho una adaptación memorable. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me descubro ante tu alias, ¡impresionante!
      A mí Nolan a veces me carga, porque casi parece que hace ópera en vez de cine, pero nadie como él para imprimir épica a las películas. Eso lo domina.
      Me alegro de que te gustara; otro mérito que achacan a Nolan es lograr que las pelis de superhéroes gusten a otros públicos, y parece que fue tu caso.
      Un saludo.

      Eliminar