viernes, 21 de septiembre de 2012

"True Blood" T5, la vuelta de los vampiros como Dios manda

No suelo comentar temporadas de las diferentes series porque entonces este blog sería solo de tele, pero es que la última temporada de "True Blood" me ha dejado con tan buen sabor de boca que no puedo dejar pasar la oportunidad de escribir algo positivo, que en estos tiempos no me resulta fácil.

No soy muy fan de la serie porque incluye una ristra de personajes que me quema bastante, sobre todo la protagonista, tan dulce que provoca la muerte de cuanto diabético se asome a la pequeña pantalla. Además, tampoco me gusta que los humanos corrientes sean lo menos corriente de todo lo que hay, peeeero, había que darle una oportunidad a la 5ª temporada porque anunciaba el regreso del mejor (el peor) vampiro de la serie: el bueno (el cabrón) de Russell Edgington. Uno de esos raros especímenes que tiene claro lo que es y lo que tiene que hacer para prolongar su existencia, le pese a quien le pese.


Pero es que además del ansiado regreso, la clave de la serie es una trama político-religiosa de dimensiones literalmente bíblicas que dio a la comunidad vampírica la profundidad que ansiaba desde que empezó la serie. Por fin sale a la luz la filosofía y los objetivos de la Autoridad inmortal, esa organización hermética y todopoderosa que aboga por la coexistencia entre vampiros y humanos. Reuniones secretas, reliquias sagradas, agendas ocultas, agentes dobles, traición, política y mucha, mucha religión, me llevaron a devorar capítulo tras capítulo como si fuera un auténtico adicto.

De forma paralela discurren otras tramas menores, ligadas a los secundarios de "True Blood" que, sinceramente, me sobran mucho, si bien reconozco que aportan colorido y coña a la serie. Y qué diablos, sirven como entremeses divertidos que ni pueden ni deben tomarse en serio: un negro gay con poderes psíquicos, un sheriff lelo que preña a un hada, un follaca con más pistolas de las que puede manejar... Venga vale, no está mal que una serie se ría de sí misma.

En definitiva, me lo he pasado bomba (pero una pena cómo resuelven lo de Russell). No te pillo desprevenido si te cuento que escribo sobre vampiros, pero no del estilo juvenil y romántico tan de moda. Los míos son más cabrones, más sedientos de sangre y poder, así que encajan bastante con los de esta 5ª temporada de "True Blood". Si eres de l@s que creen que estas sanguijuelas inmortales y amorales deben ser más como Drácula que como Cullen, te encantará esta nueva remesa de sangre fresca. Si no, tírate a por la de "Vampire diaries" y fórrate la carpeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario