jueves, 3 de enero de 2013

Duelo de plumas II

Antes de nada quiero felicitar el año a l@s habituales del blog, un poco más perezoso de lo habitual a causa de los festines navideños.

Hace unos meses que escribí la primera parte de este duelo de plumas, y me ha parecido un momento tan bueno como cualquier otro para ocuparme de la segunda, donde resumo medio en serio medio en broma las obras que reseñé de noviembre de 2011 a noviembre del ya difunto 2012. Además, como Sus Majestades Mágicas están a la vuelta de la esquina, quizá esta entrada te ayude a solicitarles algún libro que llame tu interés.

Los emparejamientos de los quince libros leídos quedan como sigue:

PRIMERA FASE

-Gloriana o la reina insatisfecha logra pase directo en el sorteo



Apocalipsis Z-Hoy me ha pasado algo muy bestia
Una obra nacida en formato blog se enfrenta a otra, anticipando lo que podría llegar a ser la literatura del futuro. Muertos vivientes descerebrados gallegos se enfrentan a manidos superhéroes catalanes. Y los primeros logran la victoria en cuanto se abalanzan sobre el árbitro del enfrentamiento y le devoran los sesos, proporcionando una metáfora perfecta del futuro (literario) que nos espera: ¿pensar? ¡Pa'qué?

                             Ejército enemigo-Los pilares de la Tierra
Una historia actual contra una antigua, una prosa certera e incómoda contra una simplona y complaciente, una reflexión ácida y dolorosa contra un pasatiempo repetitivo y cansino. Prefiero leer Ejército enemigo diez veces a enfrentarme una vez más a los pilares de Follet. Paliza absoluta.

                 Cuentos completos V de Philip K. Dick-Soy leyenda
Ante la incomparecencia de Philip K. Dick por una indisposición alucinógena, acaban enfrentándose las correspondientes editoriales responsables de ambos títulos. La lucha es sangrienta e implacable; un duelo de papel malo y cubiertas desastrosas, pero finalmente, la vergonzosa maquetación y revisión de los cuentos de K. Dick dan la victoria a la leyenda de Matheson.

                             El exorcista-El corazón del ángel
Terrorífico duelo durante el que los espectadores de las primeras filas acaban bañados en sangre, semen, sudor y otros fluidos y humores corporales. Justo cuando parece que Angel va a descerrajarle un tiro en la cabeza a la pequeña Regan, el inquilino de la niña reclama su pago al detective, que no tiene más remedio que reconocer la superioridad del Maestro. 

                                   Farenheit 451-Odessa
Los lances entre estas dos obras maestras de su género acaban por provocar un incendio gigantesco que amenaza con devorar el ring. Como era de esperar, los nazis huidos gracias a Odessa no dudan en arrojar más libros a la hoguera, sin prever que el enorme incendio resultante acabará por consumirlos y reducirlos a cenizas. La ironía declara vencedora a Farenheit 451.

                        La trilogía de Nueva York-Sanguinarius
La laberíntica trama de la obra de Auster envuelve a los vampiros de Sanguinarius, muchos de los cuales acaban pereciendo al verse reflejados en los espejos dispuestos por el autor estadounidense. Los supervivientes siguen tratando de salir del hermoso y complejo lío en el que se han metido.

                             Historia de dos ciudades-Hellraiser
El que a primera vista parecía un duelo desigual termina por convertirse en el más apasionante e intenso de todos. El estilo denso, cuidado y barroco de Dickens se entrelaza con el lenguaje visceral terroríficamente lírico de Barker. Por no hablar de que los cenobitas sadomasoquistas de este último acaban ejerciendo de encantados verdugos en el París revolucionario, sajando cabezas a diestro y siniestro gracias a una nueva y mejorada guillotina. Macabro empate para éxtasis del público.

                                           SEGUNDA FASE

                  Gloriana o la reina insatisfecha-Historia de dos ciudades
Enfrentamiento fratricida entre autores ingleses, uno más actual que otro, pero cuyas obras transcurren en épocas coetáneas. Ambos estilos son además bastante recargados, con un lenguaje cuidado, meticuloso y exquisito que suele decir más que lo aparente. Al final, la superior maestría de Dickens cercena la orgullosa cabeza de Gloriana, poniendo fin a sus inquietudes y su sufrimiento.

                                Apocalipsis Z-Soy leyenda
Esto es muy sencillo: los vampiros son inteligentes y los zombis no.

                                  Ejército enemigo-Farenheit 451
Nada más empezar el duelo, los espectadores se revuelven incómodos en sus asientos. Hay tanta verdad vergonzosa en las dos novelas que el público acaba por marcharse disimuladamente a sus casas, rotas sus armaduras de cinismo. Una vez arrellanados en sus sofás, reflexionan sobre lo visto y deciden que, hoy por hoy, les avergüenza más no ayudar a un pobre que no leer un libro.

                          El exorcista-La trilogía de Nueva York
Hay que señalar que los personajes de Auster quedaron bastante tocados en su enfrentamiento con los vampiros, por lo que no están en las condiciones ideales para luchar con el mismísimo Satanás. La potencia narrativa de Blatty arrolla el estilo sereno y reflexivo de Auster, que cae derrotado.

                                       TERCERA FASE

                      Historia de dos ciudades-Ejército enemigo
Un gigante de la literatura universal como Dickens frente a un gran escritor que cabalga a sus hombros como es Alberto Olmos. Ambas obras me parecen radiografías descarnadas de las épocas que reflejan, y sus historias se narran con esa crudeza hermosa que solo podemos soportar precisamente por resultar bella. El inglés domina mejor la construcción de personajes, y su relato es más monumental, pero me gusta pensar que nacen nuevos clásicos cada día. Ejército enemigo se planta en la final.

                                   Soy leyenda-El exorcista
Dos factores resultan determinantes en este duelo. El primero es que el villano de Blatty lucha en solitario contra los héroes, pero en la obra de Matheson es el héroe el que está solo frente a una horda de vampiros. El segundo factor es que los vampiros saben reconocer a su superior, ya que su inmadurez les hace presa fácil. Blatty y su creación se imponen con claridad.

                                               GRAN FINAL

                                   Ejército enemigo-El exorcista
Estas dos novelas producen terror, la verdad. Pero el de Ejército enemigo es más real y, como diría Nietzsche, se debe a que, de tanto mirar al abismo, este nos ha devuelto la mirada. Abrir ese libro implica echarnos una ojeada a nuestro interior, y descubrir que lo que vemos no está bien. Habrá excepciones, claro está, pero serán escasas si se atiende a criterios verdaderamente sinceros. Me resulta llamativo que hayan llegado a la final dos obras que hablan de los monstruos internos, de un horror que se ha instalado en nuestros cuerpos como un cáncer tan virulento que llega a percibirse desde el exterior. Ejército enemigo supera al Exorcista al demostrar que ya tenemos al demonio dentro, y que nos hemos acostumbrado a él. Que Dios nos ayude.

No hay comentarios:

Publicar un comentario