martes, 12 de marzo de 2013

¿Cuál es el precio justo de los ebooks?

Hacía tiempo que quería dedicarle una entrada a este espinoso tema sobre el que todo el mundo opina bastante categóricamente y conforma dos bandos bien definidos: el de los que defienden un precio irrisorio y el de los que argumentan que tiene que ser prácticamente el mismo que el de los libros tradicionales. Yo quería formarme una opinión bien fundamentada al respecto, y creo haberlo conseguido. Pero como exponerla a las bravas no ayudaría a convencer a nadie a favor o en contra de cualquiera de las posiciones, voy a pormenorizar mi razonamiento para que quien lea esto pueda tener elementos de juicio válidos para decantarse por un bando u otro.


Los economistas dirían que el precio justo es aquel en que se encuentran la oferta y la demanda, pero como en el caso de los ebooks la oferta es infinita, esta respuesta no me sirve. Además, no todos los libros son iguales, y mientras que unos han nacido para satisfacer las ansias lectoras de la masa, otros presumen de estar hechos para paladares más exigentes y mucho más exiguos. No voy a meterme en esa polémica, sino que simplemente lo comento para señalar que los libros (y los ebooks) no son manzanas que puedan meterse en el mismo cesto; lo que vale para unos títulos no vale para otros.

Ahora bien, hay una serie de costes compartidos que sirven perfectamente para determinar el precio que debería tener un ebook respecto a su contrapartida analógica. Para facilitar el argumento voy a usar números redondos, por lo que el importe final será más una aproximación, una guía, que una cantidad precisa aplicable a cualquier ejemplar.

El libro tradicional necesita de una serie de costes para venderse que no se aplican al ebook. Se trata del coste de distribución, del coste de imprenta y del coste de almacenamiento. Todos los editores con los que he hablado señalan que la distribución constituye aproximadamente un 40% del PVP de un libro. es decir, que si cuesta 20 euros, 8 son para la distribuidora. Señalan también que el de imprenta se sitúa en torno al 10% (otros 2 euros). En cuanto al de almacenamiento, es el más difícil de calcular, pues varía en función de las tiradas, pero con ese afán de redondear, lo estableceré en el 5% (1 euro). 

Por tanto, un ebook tendría que costar un 55% más barato que un libro tradicional, y así la versión digital de uno de 20 euros debería tener un PVP de 9 euros. Después de todo, el ebook necesita todos los demás pasos de su gemelo en papel para existir: un autor, un editor (que revisa, corrige, traduce cuando es necesario, diseña y promociona) y un canal de venta. Cierto que este último no tiene que ser físico, pero es de suponer que independientemente de su naturaleza, real o virtual, el canal querrá el mismo porcentaje del pastel, que es del 30% aproximadamente.

Sin embargo, el ebook requiere otros pasos que el libro tradicional no necesita, como es la conversión a un formato electrónico (a veces incluso un diseño diferente para encajar en el lector). Es cierto que será un coste bajo, pero aun así habrá que pagarlo; yo lo situaré en el 5%. También habría que tener en cuenta el gasto en inversión que han realizado algunas editoriales y puntos de venta para disponer de la tecnología capaz de ofrecer el ebook (portales web, plataformas de pago y descarga online, lectores...). Constituiría un coste elevado, pero muy variable, pues no tod@s han hecho los mismos esfuerzos.

El coste que no puede obviarse es el del IVA para los ebooks, 17 puntos superior al de los libros tradicionales, del 4%. Volviendo al ejemplo anterior, el IVA de un libro de 20 euros sería 0'8 euros, mientras que su contrapartida digital sería de 4'2 euros. Ahora bien, dicho impuesto no sería sobre un precio de 20, sino sobre el precio recalculado del ebook. Recapitulando: restando y sumando porcentajes, el ebook (con su IVA del 21%) saldría por 12'1 euros, sin añadir el coste en inversión tecnológica apuntado en el párrafo anterior, y que muchos editores y libreros tendrían todo el derecho del mundo a reclamar.

Por tanto, en mi opinión, como tantas veces ocurre, ni tanto ni tan poco. Ni el ebook tiene que ser muchísimo más barato que el libro físico, ni ambos deben costar lo mismo. ¿Por qué abundan entonces los ebooks tirados de precio? ¿Por qué esa sensación bastante generalizada de que los ebooks deben ser casi regalados? Pues porque una serie de autores (y editoriales) nos hemos visto casi obligados a bajar precio para poder competir con otr@s que, o no valoran su tiempo y su oficio (por no decir arte), o no pierden nada porque la vida de ese libro o ebook llegó a su fin hace tiempo. En la próxima entrada trataré este asunto, tan espinoso como el primero, si no más.

26 comentarios:

  1. Exacto Iván, como tu dices y yo he escrito en un post de mi blog, hacer un ebook no es gratis, y tampoco es barato, si se quiere hacer bien, claro está (saber usar Calibre no es sinónimo de saber maquetar libro digitales...).

    En el cálculo del precio que haces sobre el libro digital, no olvides que si una editorial desea comercializar tu libro electrónico vía librerías online necesitará de una "agregador", o sea, de un distribuidor, por lo que los costes de distribución también existen en la edición digital, y no son nada bajos: rondan entre los 30% y 65% del PVP del libro digital (y eso sin contar el fee extra que cobran algunas plataformas). Puedes leer más detalle en mi post sobre el "Reparto de porcentajes en la edición digital"
    http://www.marianaeguaras.com/2013/02/reparto-de-porcentajes-en-la-edicion.html
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mariana, tienes razón en que hay un coste de distribución, aunque yo lo equiparo más con el coste (o el porcentaje) del punto de venta, coste que también existe con el libro normal y que, efectivamente, ronda el 30%.
      Le echo un ojo a tu entrada, que siempre está bien comparar con otras fuentes.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. En el caso de los ebooks autopublicados, el autor es libre de poner el precio que quiera. Nadie obliga a nada. Si quieres poner tu ebook a 1 euro, 5 ó 30 eres libre de hacerlo.
    Respecto a los precios de los libros publicados por editoriales (sobre todo "grandes") hay que partir de la base de que en España los libros en papel ya tienen un precio altísimo (no hay más que comparar la misma edición de un libro por ejemplo en inglés con su "versión" en español), por lo tanto los porcentajes que comentas se basan en precios que ya a nosotros los lectores nos parecen infladísimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Sobre los precios de los autoeditados escribiré en la siguiente entrada, así que espero leerte ahí.
      En cuanto al precio de los libros tradicionales, suscribo al 100% que, de media, son muy elevados. Y eso que puedo pagar alegremente 25 euros por un libro bien hecho (ni siquiera hablo de la calidad del texto en sí), pero me cabrea infinitamente hacerlo y encontrarme una mierda mal encuadernada con tapas de cartón.

      Eliminar
  3. Hola, me ha encantado tu post. Soy escritora y he colgado un ebook en Amazon y sin saberlo exactamente cómo lo has descrito, sí me hice el mismo razonamiento y conseguí fijar un precio que se ajustara al valor.
    Te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Iván,

    Gracias por compartir esta reflexión sobre un tema tan importante para el futuro de la industria editorial.

    Creo que hay que tener en cuenta una cosa: tanto tu como Mariana habéis explicado muy bien la compleja cadena del e-book. Muchas veces la gente se piensa que debe ser baratísimo porque es como un archivo de word de los que tiene en su ordenador. El valor, por suerte o por desgracia, sigue muy asociado al libro-objeto.

    Pero hay que tener en cuenta que en el capitalismo moderno, sobre todo a partir de los 50-60, el PVP se desliga mucho de la estructura de costes y el "pricing" se establece fundamentalmente a partir del valor percibido por el consumidor. Por eso todas las empresas se han pasado a generar imagen de marca, a crear valores añadido simbólicos entorno al producto.

    Por eso insisto tanto en que no desvaloricemos el e-book tirando los precios muy abajo. No debemos regalarlo con el paper-book(en esto disiento de gente como Antonio Ortiz: http://www.error500.net/editores-de-libros-quiero-mi-copia-digital-al-comprar-un-libro-fisico/).No jugemos a desvalorizar el contenido...esto interesa a empresas tecnológicas que venden cacharros y, sobre todo, quieren alimentar su ecosistema.

    Otra idea básica: cuando el papel empiece a ceder no podremos mantener los e-books a 3 euros o las editoriales se hundirán. Ojo, Amazon si podrá seguir vendiendo a este precio porque no vive de los libros. Lo explicaron mucho mejor que yo en esta charla de Liber donde se generó una polémica entre Blanca Rosa Roca y Luís Solano de libros del Asteroide. Como siempre, fue Roger Domingo el que puso el punto sobre la i: http://ecosdesumer.wordpress.com/2012/11/07/e-books-y-pricing-peligro-de-muerte/

    ¡Un saludo Iván y sigue con entradas como esta!

    Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antonio, gracias a ti por enriquecer la entrada. Yo creo que lo de añadir valor es también para diferenciarse y para justificar los elevados precios de determinados productos.
      Sí coincido contigo en que, desgraciadamente, se da valor al objeto, y no al contenido. No hay más que ver que a todo el mundo le parece normal pagar por los ereaders, las tablests o los ordenadores, pero se rasgan las vestiduras al pagar por lo que ven, leen o escuchan en ellos.
      Y, sobre lo de los ebooks a 3 euros, pues tienes toda la razón. En mi entrada ya se ve que es imposible poner un precio así cuando hay tantos pasos implicados en la terminación de un libro o un ebook. Y Amazon sí que podría seguir viviendo con un precio tan bajo porque saca mucha pasta de los autores independientes. Vendemos poco, sí, pero somos muchísimos.

      Eliminar
  5. Ivan, has caído en la falacia de las editoriales y los editores que hacen las cuentas al revés... Vamos a ver, ¿quién pone el precio a un libro en papel? Sabemos que los costes son más o menos fijos por unidad y los beneficios dependen por entero del número de unidades vendidas. ¿Por qué das por bueno un precio arbitrario establecido solo para mantener una cuenta de resultados?
    Nadie te niega los gastos de hacer un ebook utlizando los mismos medios y márgenes de las editoriales actuales, pero es que no es el mismo producto (ya no estoy hablando si está hecho de papel o de plexiglas). Pretendes calcular el precio de la electricidad descontando un porcentaje de lo que cuesta hacer una pila e incrementando el coste de la red de distribución... Pero resulta que la electricidad no necesita generarse de la misma manera que en las pilas, ni distribuirse igual ni, por supuesto, calcular los márgenes por KW que tiene un fabricante de pilas y extrapolarlo al precio en domicilio. (No se si has pillado el simil pila=libro papel electricidad=ebook). Quien quiera seguir calculando el "precio justo" de un ebook es que todavía no ha comprendido que lo que han de cambiar son las estructuras completas y adaptarlas a la demanda, y no al revés. Te dejo un par de pensamientos:
    http://www.yoprogramo.com/2013/03/07/si-cierras-los-ojos-todo-es-posible/
    http://www.yoprogramo.com/2013/02/09/lamentos-de-la-industria-decadente/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummmm... Yo no hablo de precio arbitrario, ni mucho menos. El precio se pone teniendo en cuenta los costes fijos y las expectativas de beneficios. Las editoriales hacen sus tiradas y ponen precio en función de los ejemplares que esperan vender.
      Y sé que un libro y un ebook no son el mismo producto, pero acéptame que la base, el fundamento, sigue siendo el mismo, que es la palabra escrita, y en el caso de las editoriales, éstas pueden aprovechar parte de sus infraestructuras y recursos para adaptar su producto tradicional, el libro, a la versión electrónica. La comparativa es válida cuando el ebook parte de un original en papel, pero no lo es (y en eso estoy de acuerdo con lo que dices) cuando el ebook surge naturalmente en este formato. Ese es otro tema, y quizá debería haberlo especificado mejor en el título de esta entrada.
      Efectivamente, la producción de papel tiene muchos costes que en el sector del libro se reflejan en los costes de imprenta, distribución y almacenamiento, que son los que no tiene el ebook, tal y como lo reflejo en la entrada. Creo que si la lees otra vez despacio comprenderás que estamos en la misma onda.

      Eliminar
  6. Creo que hay un detalle que se nos olvida, en el libro físico su precio varía mucho dependiendo de la tirada y ésta está en función de su posible mercado, en el caso del ebook el mercado es el mundo, algo que en papel no podemos ni plantearnos. Además tenemos las devoluciones que no se da en el caso de los electrónicos, por tanto eso también influye en los posibles precios. En este caso hacia precios más económicos.
    Un saludo
    mateo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy muy seguro de que los precios varíen mucho dependiendo de la tirada. Yo veo precios bastante similares entre los best sellers y los títulos más minoritarios.
      Las devoluciones ya son otra historia, y de hecho las editoriales ya están ajustando mucho más las tiradas para no comerse devoluciones con las que no saben qué hacer y que están llevando a muchas a la ruina. Bien visto. Yo he tratado de simplificar, pero está claro que es un tema muy complejo con muchas variables. No obstante, creo que como guía básica cumple su papel.
      Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  7. Estoy muy de acuerdo con tu entrada. Alguna gente parece que lo único que pide del e-book es un precio reducido, con lo que acaba desvalorizándolo y pasando por alto que también implica una serie de procesos que tienen un coste. No es un tema que pueda tratarse a la ligera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Rosa. En mi próxima entrada trataré este asunto en profundidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Yo disiento completamente.

    Como siempre en este tema, y en mi opinión, todos los análisis que leo parten de una base equivocada. No se puede comparar un producto digital con uno físico, aunque los dos sean libros.

    Ponle todos los costes que quieras a un ebook, pero la realidad es que una vez publicado puedes vender uno o mil millones y te costará lo mismo. Nada en absoluto. Lo podrás vender en todo el mundo durante toda la vida sin coste alguno.

    Un producto físico cada vez que se agote y haya que reponerlo hay que gastar dinero de nuevo. Y eso, entre otras cosas, es un riesgo. No hay más que ver las tasas de devoluciones de libros físicos de las librerías.

    Son modelos diferentes, el digital y el físico. Y si no, mira las aplicaciones de móviles. Cuestan millones de desarrollar, y se venden por lo que tú pareces considerar precios irrisorios. ¿Piensas que no valoran su tiempo o su esfuerzo, (o su arte)? Yo creo que sí, pero los desarrolladores de "apps" saben que es mejor intentar vender mucho (cuando es gratis una vez creado) que tratar de cobrar mucho por menos volumen.

    Y las "apps" son solo un ejemplo. Hay miles de productos o servicios digitales gratis que cuesta millones crearlos y reportan más millones en beneficios (Google maps, Facebook...)

    Se trata de explotar el nuevo modelo con inteligencia y haciendo bien las cosas. Las prácticas aplicadas a productos físicos están obsoletas. Y por mucho que se quieran inventar costes para un producto que se puede copiar y vender cuantas veces se quiera, sin coste, durante toda la vida, y en todo el mundo, los usuarios no son tontos y lo saben. Y no dan crédito a los que intentan demostrar lo caro que son los ebooks. Les basta compararlos con el coste de desarrollo de miles de juegos online GRATUITOS que "cuestan mil veces más y son gratis" para reírse tranquilamente de esos argumentos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nando, yo he hecho este cálculo partiendo de que el ebook surge de un original en papel, por lo que tienen costes compartidos. Próximamente escribiré sobre el ebook que nace como tal, no derivado de un libro físico.
      Las apps son un modelo de negocio diferente, para empezar porque van destinadas a un público más amplio y buscan rentabilizarse con ventas masivas. Y los juegos online basan su rentabilidad en la publicidad que incluyen y en los datos personales que recopilan de cada usuario. Una aplicación y un juego pueden usarse en cualquier momento y lugar (por culpa de que nos han vendido a todos los móviles como herramienta absolutamente indispensabe), por breve que sea, y no ocurre igual con el ebook.
      ¿Es viable un sistema de negocio similar, basado en publicidad y datos? No lo creo. Cuando juegas o usas una app no te molesta que se abran ventanitas con anuncios, o que esté directamente insertada, pero si estoy leyendo un texto de cierta profundidad, como una novela, sí que me incordia que me hagan eso mismo.
      Sé sincero: ¿tú pasas más tiempo leyendo novelas, o jugando al ordenador, el móvil y la consola? Y que conste que no es una crítica, sencillamente formas parte de un público distinto y, como digo, implican modelos diferentes de negocio.

      Eliminar
    2. Sigo creyendo que lo enfocáis mal.

      Los ebooks comparten 3 características con los “apps” y los juegos (Que eran solo ejemplos, luego te pongo otro)

      1- Una vez creados son su distribución y venta es completamente gratis para el creador. Mejor que los apps y juegos que requieren servidores dedicados con un coste fijo mil veces superior al de cualquier libro.
      2- Se pueden vender en el mundo entero.
      3- Se pueden vender toda la vida.

      Solo por esas 3 razones ya comparten tienen más en común con los productos digitales que con los libros físicos.

      Además, sí están orientados a públicos masivos. Todos los escritores que publican querrían vender millones de libros. Y más todavía los que se preocupan por estas cuestiones.

      Otro ejemplo (y hay muchísimos mas) de modelos digitales bien hechos. Hay una serie infantil de animación que se llama “Pocoyo”. La podemos ver todos completamente gratis, porque así se distribuye. Si ves los créditos verás la lista de personas que trabaja en ella. Su coste es escandaloso al lado de cualquier libro. Pero la ofrecen gratis. Y ganan dinero, y mucho. Lo ganan del merchandaising (o como se diga), de vender muñequitos, camisetas...

      Dices que la publicidad no funcionaría con los ebooks. Es posible. Pero algo funcionará, te lo aseguro, es cuestión de buscarlo. Lo que no va a funcionar (excepto para unos pocos) es intentar justificar costes que no son reales y plagiar el modelo tradicional en lugar de evolucionar.

      La realidad es que si cientos de miles de personas, o millones, leyeran tus libros, y les gustaran, claro, vivirías más que bien de tu talento. A lo mejor con la publicidad en tu blog, con ofertas de adaptaciones al cine, con adaptaciones a juegos... Vete a saber. O con algo que aún no se ha descubierto, pero que está ahí. Y vivirías de ello sin tener que cobrar casi nada o nada tus lectores/fans. Nadie que desarrolla un producto o servicio que gusta a tanta gente tiene problemas para vivir de ello. En lugar de buscar esos lectores y ese algo, es más fácil quejarse, echar la culpa a cualquier otra cosa, y tratar de adoptar el obsoleto modelo tradicional porque es lo único que se conoce.

      Y respondiendo a tus preguntas: a todos nos molesta la publicidad, en cualquier entorno. Y paso más tiempo escribiendo y leyendo novelas que jugando al ordenador. De hecho, debo de ser de los pocos que aún no tienen smartphone, ni lo quiere tener.

      Te puedo seguir poniendo ejemplos de productos o servicios digitales que cumplen las 3 características de arriba, y que cuestan mucho más que cualquier libro, que funcionan de maravilla. Pero como eso solo lo consiguen los buenos, los que tienen visión, los que de verdad crean algo que los demás quieren comprar a un precio ridículo en relación con su coste, los otros, la mayoría, seguirán siempre quejándose.


      Eliminar
    3. Nando, no entiendo el punto 1: "Una vez creados son su distribución y venta es completamente gratis para el creador."
      Lo de que los ebooks pueden venderse en el mundo entero... Hombre, la barrera idiomática hay que salvarla (en las apps y los juegos no es tan grande), y para salvarla hay que pagar a un traductor (uno por idioma).
      Que los autores queramos vender mucho no significa que lo consigamos. Para gustos los colores; además, si solo se vendieran bestsellers nos perderíamos muchas obras fantásticas (imagínate un mundo donde solo se publiquen cosas estilo "50 sombras", "Crepúsculo" y "Harry Potter. Es cierto que solo con los derechos por las pelis sus atoras no necesitarían cobrar por los libros, pero sus editores querrán cobrar algo por su trabajo, ¿no? Aunque solo sea por recuperar la tremenda pasta gastada en el marketing que ha contribuido a que sean best sellers.
      Lo de Pocoyó no tengo claro que sea gratis. ¿Las cadenas que lo emiten no pagaron nada por poder emitir esa serie? Me extrañaría.
      Y aquí nadie se queja, solo se comenta que no todos los ebooks pueden costar 1, 2 ó 3 euros. Hay ebooks y libros que han necesitado de mucha gente para salir al mercado, y es lógico que esa gente quiera cobrar por su trabajo.
      Y mantengo que un libro no se consume del mismo modo que una app o un juego, y por eso son modelos de negocio distintos.

      Eliminar
  9. Con el punto uno me refiero a que tú creas tu ebook, con todos los costes que tú quieras, y luego venderlo en el mundo entero no te cuesta nada. Lo subes a Amazon o similares y no tienes que pagar nada, solo cobrar, si vendes, claro.

    Mientras que los productos físicos tienen un coste. Hay que pagar por adelantado para que lo libros estén en las librerías (material, transporte...) Y si se agotan hay que pagar de nuevo, siempre por adelantado, para seguir vendiendo. Eso conlleva un riesgo (la tasa de devolución de libros está en el 40%, si no me equivoco)

    Es de decir, comercializar ebooks de por vida es gratis. De por vida y en todo el mundo.

    Obviamente, en tu idioma. Pero alguien que hable español y viva que en Argentina o en cualquier otro país, tiene la opción de acceder a tu libro. Y a ti no te cuesta ni un céntimo.

    Lo de Pocoyó funciona como te digo, o eso leí en una artículo. Pero te puedo poner muchos más ejemplos, si no estas convencido.

    Tienes razón, no es igual un libro que una app. Muchas de esas apps o juego requieren servidores dedicados con un coste inmenso. Los ebooks no, o en todo caso ese coste lo asumen las librerías digitales, como Amazon, porque a los escritores no les cobran nada.

    Los ebooks sí pueden, y deben, costar 1, 2 o 3 euros. Ningún libro requerirá nunca de tanta gente como un juego o una app. Lo que sí requiere es hacer las cosas de otro modo.

    Y te doy más ejemplos, que ni siquiera son digitales. A mí no me cobran por ver la tele o escuchar la radio, pero funciona. En internet no me cobra Google por ver el mundo entero con Google maps, ni por tener corero, crear blogs... Podría seguir, pero aunque no estés de acuerdo, seguro que ves a dónde quiero llegar.

    Es más cómodo subir los precios, que hacer las cosas bien, de otro modo. Es más fácil decir que "te fuerzan" a poner un precio los demás, en lugar de ver que mayor libertad de mercado y centrarse en explotar nuevas posibilidades. Es más cómodo seguir con el modelo antiguo que evolucionar y crear nuevas posibilidades.

    Pero los buenos, lo hacen, y a precios bajísimos, y les va de miedo. Ofrecen productos y servicios gratuitos para el mundo entero, google. Google no existiría de intentar cobrar argumentando los costes que tiene, y podría argumentar cifras escandalosas. Y si un día se logra que los libros circulen libremente por el mundo entero a precios de risa para todos, no será gracias a subir los precios, será gracias a iniciativas tipo google. Y los que escriban lo que realmente guste a la gente vivirán de sus libros pero que muy bien. Los demás a protestar, como siempre, a culpar a cualquier factor menos a ellos mismos.

    Mientras tanto nos toca seguir luchando con ideas del pasado y modelos obsoletos que no tienen sentido en el ámbito digital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nando, a mí no tienes que convencerme. Yo vendo mis novelas y cuentos en Amazon a 1 y 3 euros, pero ya he insistido en que es diferente el ebook que nace como tal, que el que surge de uno tradicional siguiendo el modelo tradicional.
      También insisto en que tus comparaciones no son válidas: ni la tele, ni la radio ni Google son equiparables. Esos funcionan con publicidad (mucha publicidad), y si te meten publi en un libro te sacan de él. Hace falta un nivel de concentración bastante alto para leer un libro, y tanto viendo la tele, como escuchando la radio como navegando es posible hacer otras cosas a la vez (de hecho, es lo habitual).
      Y sigues olvidando que todo el mundo ve la tele, todo el mundo oye la radio, todo el mundo tiene móvil e Internet, pero no todo el mundo lee. Aquí, en España, no lee ni el tato, mientras que un programa de TV puede alcanzar una audiencia de millones de personas. Ningún autor vende aquí 5 millones de ejemplares.
      Y eso de que ningún libro requiere de tanta gente como una app... Pues mira, también te equivocas, porque te quedas en la labor de escritura, y una buena edición tiene mucho más: revisión, corrección, maquetación, diseño, imprenta, marketing... Son departamentos enteros formados por gente que cobra sueldos.
      Por último, te animo a que calcules qué es vivir muy bien escribiendo libros. Si lo vendes a 1 euro, Amazon se queda el 65% (para que luego digas que no cuesta), así que el autor se queda 35 céntimos de cada libro. Para ganar 20.000 euros anuales (lo que sería un sueldo modesto) tendría que vender 57.000 ebooks, eso sin tener en cuenta los impuestos. Puedes contar con los dedos de una mano los autores españoles que venden eso en un año.

      Eliminar
    2. No necesito hacer ese cálculo, ya vivo de ello (de vender libros digitales exclusivamente) y sé perfectamente cómo funciona y lo que se puede ganar.

      El ebook que surge de uno tradicional lo tiene más sencillo todavía. Toda la corrección y edición ya esta echa, ya hay un portada, incluso algo de márketing... Solo se necesita una conversión al formato digital a partir del Word o PDF (necesarios para cualquier imprenta). Un trabajo que no lleva ni dos horas para alguien medianamente capacitado.

      Lee gente de sobra en todo el mundo. Tu público potencial son millones de hispanohablantes en el mundo entero. Preocúpate de llegar a ellos en vez de lamentarte porque otros medios tengan más audiencia.

      Sí hay autores que venden millones de libros en español.

      Y no se puede comparar la inversión que supone desarrollar un juego online o una app medio decente con el equivalente en 100 libros, eso te lo puedo asegurar. Si crees que editar, corregir, maquetar... Y todo lo que quieras de un libro, es comparable a las necesidades de un juego online gratuito es que no conoces cómo funciona ese mercado, te lo aseguro. Para que te hagas una idea, echa un vistazo a los créditos de alguno de esos juegos, a ver si encuentras menos de 100 o 200 nombres (y no son todos ni de lejos). Y luego dime en qué libro se necesitan 100 personas trabajando para que se pueda vender.

      ¿No vendes 57.000 ebooks al año? Entonces la solución es subir los precios, ¿no? Porque es más sencillo (solo se tarda un minuto) que tratar de vender esa cantidad o más. Pues igual lo consigues, quién sabe, pero yo sigo pensando que no es un buen camino ni un buen enfoque. Sobre todo a largo plazo. Y que ese camino lleva a preguntarse por qué la gente no quiere pagar ciertas cantidades por tu libro, a culpar a otros, a decir cosas como que "te fuerzan" a poner precios (en un mercado libre, curioso) o a suponer "que otros no valoran su tiempo y su oficio (por no decir arte)".

      Cada uno decide su estrategia en el modelo digital, es una de sus muchas ventajas. Yo, desde luego, me preocuparía más de vender mucho en todo el mundo, de tener fans, que del precio al que me compran, o del precio que tienen los libros físicos, sujetos a otros costes y a otros riesgos completamente diferentes.

      Eliminar
    3. Pero Nando, si coincidimos en muchas cosas. Claro que la clave es llegar a mucha gente, no subir precios, el problema es que para llegar a esa gente hay que gastar, y si gastas más tienes que ganar más.
      Ya sé que hay autores que venden millones, pero son autores con una trayectoria larga y un nombre reconocido. Esos ya consiguieron echar la rueda a andar, y ahora "solo" tienen que preocuparse de que siga moviéndose. Pero el autor desconocido empieza de cero. ¿Quién va a comprarle a él estando García Márquez, Pérez Reverte, Rosa Montero, Muñoz Molina y demás? ¿Cómo destaca su nombre por encima del de estos otros?
      Y te aseguro que hay libros que requieren más gente que muchas apps y que algunos juegos.
      ¿Ya vives exclusivamente de vender libros digitales? Magnífico. Por favor, revela tu identidad para que podamos verificarlo y cuéntanos cómo lo has conseguido para intentar seguir tus pasos.
      Y gracias por opinar y enriquecer el debate, claro está.

      Eliminar
  10. ¿Por qué hay que gastar para llegar a más gente? Ahí me pierdo (siempre hablando de ebooks, no de libros físicos)

    Mi identidad no es un secreto, comento en varios blogs y en FaceBook con este nombre "Nando", nunca he terminado de acostumbrarme a mi nombre real, que solo uso en entornos "formales" por así decirlo. Mis amigos familiares y cualquiera que me conoce un poco me llama "Nando". Pero mis libros aparecen bajo "Fernando Trujillo Sanz".

    Gracias a ti por el debate. Yo solo suelo intervenir cuando estoy en desacuerdo, que es como aprendo algo, contrastando ideas y puntos de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado, Fernando. Lo de gastar más para llegar a más gente es porque creo que hace falta cierta publicidad para que los lectores, el público, sepa que tu obra existe. Hoy día, que todo el mundo pueda acceder a ella no sirve de nada si no saben que está ahí. Yo puedo haber escrito el nuevo Quijote, pero si nadie sabe que lo he hecho, ¿quién va a comprarlo? ¿Cómo destaca un@ de los otr@s miles que también han publicado sus novelas?

      Eliminar
    2. Esa es la pregunta del millón. Yo no creo en la publicidad digital. Mi experiencia me dice que no funciona y te puedo enseñar varios libros que están entre los más vendidos sin haber hecho nada en ese sentido.

      También publiqué una novela con Ediciones B y salí en prensa, incluso en TV unos segundos, y no sirvió para nada en las ventas. Tampoco a otros escritores que conozco.

      Pero en ese punto casi nadie piensa como yo, por no decir nadie que yo conozca, así que debo de ser el raro.

      A mí me parece un tema muy fácil de comprobar. En digital siempre puedes saber tus ventas, en cualquier momento. Se emprende una acción de marketing y se ve si aumentan y si merece la pena. Muy simple. Experimentar es lo mejor para aprender.

      Eliminar
    3. A mí la experiencia me dice que sí funciona. Después de cada evento que he hecho han aumentado las ventas, y parece obvio que cuanta más gente sepa que existe tu obra, más probabilidades habrá de que alguien la compre.
      Pero estoy completamente de acuerdo con la última parte de tu comentario.

      Eliminar